Un verano escaso de lances en esperas nocturnas

aguardo a jabalí en extremadura

Este verano ha sido, con diferencia, el que menos lances he tenido en cuanto a esperas nocturnas, no porque la caza escasease, si no por la poca asistencia a este tipo de modalidad. A principios de este año me mudé a Córdoba, alejándome así de mi zona común de caza, echando de menos esas continuas noches de verano en compañía de mi padre. Aún así, siempre que he podido y he visitado mi pueblo he salido al monte, a las diferentes fincas que cazamos en esperas nocturnas, disfrutando, en pequeñas dosis, de la adrenalina que provoca el crujir de palos y hojas en la cerrada noche teniendo solo la suerte de ver ciervas y corzas.

Por el contrario, mi padre, ha sido el afortunado del verano, en el que ha tenido la suerte de poder abatir 6 jabalíes, destacando uno de ellos por su envergadura y la boca que dejaba ver, y consiguiendo abatir su primer arruí, especie muy rara de cazar y de la que podemos disfrutar en la Sociedad de Cazadores San Antón Abad de Navalvillar de Pela.

En lo poco que queda de año veremos si la suerte esta de mi parte y tengo la posibilidad de tener ese lance con algún macareno.

Espero verte de nuevo por aquí amigo cazador!

Si te ha gustado mi post, quieres compartirlo en tus redes sociales, darle like o dejar tu opinión con un comentario tienes la caja aquí abajo ⬇️

Si te ha gustado, no olvides compartir el post

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Más entradas que te pueden interesar
No data was found

Deja una respuesta

Recibe toda las novedades sobre monterías en tu correo electrónico

Orgánicas de caza